Cuando la vida te golpea y no sabes porqué

Estándar

vía Cuando la vida te golpea y no sabes porqué (Recuerdo Nº 4).

Alzheimer me dijeron que tenías, y lo primero que dije fue, ¿qué es eso? Cuando me lo explicaron, seguí sin entender nada, solo tenía 9 años.
No entendía por qué te comportabas así. Porque no eras tú, eras Alzheimer.
Al ser una enfermedad neurológica te cambia completamente tu forma de ser, no puedes ser tu porque si fueras tu sé que no serias así.
Tengo miedo, mucho miedo de lo que pueda ser de ti en un futuro, que te vayas olvidando poco a poco de mi..
Antes podías salir a la calle solo, ahora te cuesta más. Antes me decías te quiero, ahora pocas veces me lo dices. Antes jugabas conmigo, ahora no quieres ni verme. Antes trabajabas, ahora vas al “cole”. Antes me ayudabas, ahora no puedes porque no sabes.
Antes no ibas a un centro, ahora sí y sé que este sitio te ayuda pero si has ido allí es porque has empeorado.
Sé que por dentro me amas con todas tus fuerzas pero que tu cerebro no te deja demostrarlo.
Agradezco esos pequeños días en los que te levantas y me haces el desayuno con todas tus ganas y me dices que me tengo que ir a clase, pero odio esos días que te levantas malo con las cervicales y no puedes hacer nada más que tumbarte para que se te pase.
Recuerdo ese viaje que tuviste que hacer a San Vicente al que yo no pude ir, pero cuando volviste mamá me contó que habías tenido un ataque epiléptico y que casi te quedas ahí. En ese momento me quería morir al pensar que algo te podía haber pasado y yo no estaba a tu lado. Fui corriendo a verte pero estabas durmiendo, estabas cansado.
Al día siguiente me quedé en casa contigo porque mamá se tuvo que ir al médico. Tu te pusiste mal, empezaste a convulsionar y yo no podía hacer nada.Llamaba al médico y no me hacía caso, me puse nerviosa y no sabía que hacer. Por fin llego el médico y te ingresaron dos días. Después de esos dos días estuviste en casa un día mas y al siguiente te pusiste malo otra vez, el médico tardaba y tardaba pero llegó mamá pronto, el médico vino después. Ésta vez no pasó nada solo fue un simple susto pero yo cada vez me hundía más al no saber que hacer.
Gracias a dios no te ha vuelto a pasar nada más.
Con esta carta no quiero dar pena, ni mucho menos, pero quería describir lo que sentía.
Papá nunca me dejes por favor. Te quiero ♥

A.M.C.   http://bancoderecuerdos.cvirtual.org/recuerdo1818

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s