Minientrada

Ya por varias personas me ha llegado el mensaje de que me tranquilice, me tranquilice, tranquilice. Lo pongo asín porque he ido respirando hondo a la vez.

Esta semana mi madre ha estado muy bien y todos hemos estado más tranquilos. Desde el domingo que estaba enfadada con mi padre, porque “está hecho un pendón” y “a saber si no tendrá alguna por ahí”,  los días han pasado sin mayores dificultades e incluso creo que mi madre ha mejorado. Ya no podíamos jugar al chinchón (al mus si),  pero el último día volvió a jugar sin muchas explicaciones. Ya sé que la cosa va por días, pero mira que bien.

Mi hermana le llevó un geranio, una planta de tomate ya con tomaticos  y unas de pimientos de Gernika. El otro día me hizo bajar a la terraza y delante la planta tomates, aspiró hondo se frotó las manos con las hojas y me hizo olerlas con cara de encantada. Me fue descubriendo los manojos de tomates. Yo creo que estaba en la Huerta de su infancia. Recordó los geranios que tenía en las ventanas de su casa de antes, que eran la admiración de las vecinas y me habló de “Los días de Verano”  en Gernika y de los pimientos deliciosos que no hemos vuelto a catar tan ricos.

Estoy más tranquila, me he dedicado a respirar hondo cada vez que me acuerdo.

Quizás no sea tan buena idea saber mucho de esta enfermedad. Quizás la táctica de verlas venir que ha adoptado mi padre, sea mejor para la salud mental. El dice, con razón, que no todos los enfermos son iguales y que no nos vamos a agobiar antes de  tiempo. Que sea así. Ansisoatil.

Ommmmmmm……

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s