En la medida de lo posible, es aconsejable intentar
relajarse física y mentalmente antes de hablarles,
a fin de que nuestros sentimientos no dificulten
la comunicación. Porque aunque sea muy difícil
conocer lo que siente, sigue siendo muy sensible
a cualquier muestra de afecto. En este sentido la
angustia y nerviosismo que provoca la carga emocional
y de trabajo al cuidar a estos enfermos, es
captado por ellos casi hasta el último momento.

Evite discutir sobre la realidad:

En vez de decir: ”No puedes llamar a tu padre, ha muerto hace años”
Trate de decir: “Ahora no le podemos llamar, tranquila estoy contigo y te voy
a ayudar a ordenar el armario”

Tranquilice:

En vez de decir: “Te acabo de decir que tu cita es a las dos de la tarde”
Trate de decir: “No te preocupes, yo también voy a ir y no me iré sin ti”

Use la distracción:

En vez de decir: “¿A dónde te crees que vas? Tú no puedes salir solo”
Trate de decir: “Antes de que te vayas, ¿podrías ayudarme a recoger esto
en dos minutos?”

Trate de expresar hechos y no preguntas:

En vez de decir: “¿Quieres bañarte ahora?”
Trate de decir: “El baño está listo, aquí está tu toalla”

• Cuando hable sin sentido escúchele tranquilamente, sin pedirle explicaciones innecesarias, y mantenga la comunicación no verbal con él.
• En fases avanzadas el enfermo puede estar en una situación de mutismo casi absoluto, por lo que deberá adelantarse a sus necesidades: él no las va a pedir.
Dele líquidos y acompáñele al baño a intervalos regulares, compruebe que la temperatura ambiental es la adecuada
• Simplifique los mensajes y no tenga prisa. Háblele lentamente, con frases cortas, y déjele tiempo suficiente para sus respuestas ya que tardará mucho más de lo que normalmente necesita.
• Repita aquello que sea necesario.
• No le grite. Utilice un tono de voz suave y cálido.
• No encadene varias órdenes de una sola vez. Dele una orden corta, cuando lo haya cumplido dele la siguiente.
• Hágale preguntas sencillas de manera que no tenga que elegir entre varias opciones. Lo mejor es que pueda responder simplemente con un sí o no.
Fíjese siempre en los gestos y actitudes del enfermo. Estos suelen transmitir más información que sus palabras.
• Anime y refuerce respuestas y repeticiones.
No rectifique a su familiar si falla mucho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s